Búsqueda personalizada

sábado, 7 de noviembre de 2009

La canoa

Un día un joven indígena americano llego a la orilla de un gran rió, demasiado profundo como pasar caminando y demasiando caudaloso para intentar cruzarlo a nado (además él viajaba con una considerable carga), sin desanimarse por el contratiempo el joven y viendo que era bastante temprano todavía el joven decidió construir una canoa para atravesar el rió, así que tomo su hacha y se dirigió al bosque. Una vez ahí corto un árbol lo arrastro asta la orilla del rió y comenzó a construir una canoa a la manera tradicional en sus antepasados llevaban generaciones haciéndolas. De repente un caminante paso junto al joven que trabajaba afanosamente en construir su canoa, se acerco y le increpo: - Saludos joven, veo que estas haciendo una canoa, observando fijamente la forma en que el joven continuaba su labor agrego, creo si haces de esta forma obtendrías un resultado mucho mejor. El joven atendió a la recomendación del desconocido e hizo las modificaciones indicadas por este. Minutos mas tarde paso otra transeúnte, y luego otro y otro, cada uno de los cuales daba sus recomendaciones y aportes a las que el joven diligentemente atendía. Cuando hubo por fin terminado su labor el joven llevo su barca al rió donde impotente sólo pude ser testigo de cómo se hundía irremediablemente. Deprimido pero no abatido el joven se dirigió nuevamente al bosque, donde talo otro árbol y se dio a la tarea de hacer una canoa nuevamente esta vez apegándose estrictamente a la tradicional forma de sus antepasados. Cuando paso otra caminante dándole indicaciones de cómo debía hacerlo el joven le respondió: - Gracias por tu consejo pero esta es la forma en que siempre he hecho mis canoas, aquella (dijo refiriéndose a la canoa hundida) es la canoa de todos, esta es mi canoa y voy a hacerla tal y como se hacerla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!!!!!

Se ha producido un error en este gadget.