Búsqueda personalizada

domingo, 1 de julio de 2007

Detectives

Cierto empresario tenía dudas sobre el comportamiento de su más fiel colaborador. Cada mañana, desaparecía de su despacho sin avisar y regresaba casi siempre a la misma hora, sin motivo aparente y sin dar explicación. El empresario, ante la duda y por respeto a la firme amistad personal que le unía a su empleado, optó por no preguntarle y, en cambio, contrató los servicios de un detective para que le siguiera. Al cabo de unas semanas, el detective se presentó con la información obtenida. -Es muy simple. le dice. Su empleado, sale del despacho, se va a su casa, se acuesta con su mujer, y luego regresa a su trabajo. El empresario respira y dice: - Menos mal, yo creía que estaba en contacto con la competencia y le pasaba información. No es tan grave como parecía, observó. Sin embargo el detective le preguntó: - ¿Le importaría que le tutee? El empresario contestó que no, al contrario, lo tomaría como señal de confianza. Entonces el detective le explicó: - Mira, te lo cuento de nuevo: 'tu' empleado, sale del despacho, se va a 'tu' casa, se acuesta con 'tu' mujer y luego regresa a su trabajo...

1 comentario:

  1. Acabo de conocer tu blog, està muy bueno, tiene buena onda.... ahora leo un poco más.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!!!!!

Se ha producido un error en este gadget.